Vigorexia: Culto al cuerpo obsesivo

También conocida como dismorfia muscular o complejo de Adonis, es un trastorno psicológico que ha ido ganando protagonismo en la sociedad actual, especialmente en el ámbito de la práctica deportiva. Esta afección se caracteriza por una obsesión patológica con el desarrollo muscular y la apariencia física, que conduce a la persona afectada a realizar ejercicio de forma excesiva y a seguir dietas extremadamente restrictivas con el objetivo de obtener un cuerpo musculoso y definido. Aunque en apariencia podría parecer un estilo de vida saludable, la vigorexia es un problema que puede tener graves consecuencias para la salud física y mental de quienes la padecen. Hoy hablamos de ella.

Causas y factores de riesgo de la vigorexia

Esta condición no tiene una causa única, sino que es el resultado de una combinación de factores genéticos, psicológicos y socioculturales. Algunos de los factores que pueden contribuir al desarrollo de esta afección son:

  • Presión social: La sociedad moderna promueve la imagen del cuerpo musculoso como un ideal de belleza y éxito. Las redes sociales, revistas y programas de televisión a menudo muestran cuerpos perfectos, lo que puede ejercer una presión significativa sobre las personas para que se vean de cierta manera.
  • Inseguridad: La baja autoestima y la inseguridad pueden llevar a las personas a buscar la validación a través de su apariencia física. La idea errónea de que ser más musculoso aumentará su autoestima puede impulsar a algunas personas a obsesionarse con el ejercicio y la alimentación.
  • Trastornos de la alimentación: La vigorexia a menudo se encuentra en personas que han tenido experiencias previas con trastornos de la alimentación, como la anorexia o la bulimia. Estos trastornos pueden desencadenar una obsesión por el control del cuerpo y la comida.
  • Factores genéticos: Existe evidencia de que la predisposición genética puede jugar un papel en la vigorexia, ya que algunas personas pueden ser más propensas a desarrollar obsesiones relacionadas con la apariencia física.

Síntomas y efectos de la vigorexia

Sus síntomas pueden variar de una persona a otra, pero suelen incluir:

  • Obsesión con el cuerpo: Las personas afectadas suelen pasar largas horas mirándose al espejo, comparándose con otros y buscando imperfecciones en su apariencia física.
  • Ejercicio excesivo: La actividad física se convierte en una obsesión, y la persona puede entrenar durante varias horas al día, incluso cuando está lesionada o agotada.
  • Dietas extremadamente restrictivas: Se siguen dietas extremadamente bajas en calorías o se eliminan grupos enteros de alimentos con el fin de obtener una definición muscular extrema.
  • Aislamiento social: La vigorexia a menudo lleva a la persona a aislarse de amigos y familiares, ya que prioriza su rutina de ejercicio y alimentación sobre las relaciones sociales.
  • Malestar psicológico: La obsesión con la imagen corporal puede causar ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental.
  • Problemas físicos: El ejercicio excesivo y las dietas extremas pueden provocar lesiones, desequilibrios nutricionales, problemas cardíacos y otros problemas de salud graves.

Consejos para mantener hábitos saludables para prevenir la vigorexia

La prevención y el tratamiento de esta condición son fundamentales para garantizar la salud física y mental. Aquí hay algunos consejos para mantener hábitos saludables y evitar caer en la trampa de la obsesión por la apariencia física:

  • Autoaceptación: Aprender a amar y aceptar tu cuerpo tal como es el primer paso hacia la prevención de la vigorexia. La belleza viene en todas las formas y tamaños, y no hay un estándar único de perfección.
  • Educación: Familiarízate con la realidad de la imagen corporal en los medios y las redes sociales. Comprende que muchas imágenes están retocadas y que las personas reales tienen imperfecciones.
  • Variación en el ejercicio: En lugar de centrarte en un solo tipo de ejercicio, busca variedad en tu rutina de actividad física. Esto no solo es mejor para tu cuerpo, sino que también evita el aburrimiento y la obsesión.
  • Alimentación balanceada: Consulta a un nutricionista para obtener pautas alimenticias equilibradas que se adapten a tus necesidades individuales. Evita las dietas extremas y las restricciones excesivas.
  • Apoyo social: Mantén relaciones sociales saludables y busca el apoyo de amigos y familiares. Compartir tus preocupaciones con personas de confianza puede ayudarte a evitar el aislamiento.
  • Terapia profesional: Si sientes que tienes dificultades para controlar tus pensamientos y comportamientos relacionados con la imagen corporal, considera buscar ayuda de un terapeuta especializado en trastornos alimentarios.

En conclusión, la vigorexia es un problema que va más allá de la búsqueda de un cuerpo saludable y musculoso. Es una obsesión que puede tener graves consecuencias para la salud física y mental. La clave está en promover la aceptación de uno mismo y buscar un equilibrio en la vida que incluya la salud física y emocional. La belleza real radica en ser auténtico y saludable, no en alcanzar estándares irreales de perfección física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la política de privacidad

  • El responsable del tratamiento de sus datos es REVA HEALTH EUROPE, S.L, con la finalidad de gestionar la publicación de su comentario. Puede ejercer sus derechos de protección de datos contactando a protecciondatos@reva-health.com. Para más información, consulte nuestra Política de privacidad.

otros artículos