Entrenamiento funcional: ¿Cómo es?

El entrenamiento funcional se ha convertido en una práctica cada vez más popular en el mundo del fitness y la actividad física. Esta modalidad de entrenamiento se enfoca en mejorar la funcionalidad del cuerpo para realizar actividades cotidianas y deportivas de manera eficiente y segura. En este artículo, explicaremos en qué consiste, cómo se realiza, sus beneficios y la importancia de cuidar las articulaciones durante su práctica.

¿Qué es el entrenamiento funcional?

Se basa en movimientos naturales y funcionales del cuerpo, como empujar, tirar, levantar, girar y agacharse. A diferencia de los ejercicios convencionales que se centran en músculos individuales o grupos musculares específicos, trabaja en la integración de diferentes sistemas corporales, incluyendo músculos, articulaciones, ligamentos y tendones, para mejorar la fuerza, la estabilidad, la movilidad y la coordinación.

¿Cómo se realiza el entrenamiento funcional?

Se lleva a cabo mediante una variedad de ejercicios que implican movimientos multiarticulares y multiplanos. Estos ejercicios pueden incluir levantamiento de pesas, trabajo con bandas elásticas, ejercicios de equilibrio y estabilidad, entrenamiento con peso corporal, ejercicios de coordinación y ejercicios con implementos como balones medicinales o kettlebells.

Los entrenamientos funcionales suelen ser dinámicos y variados, adaptándose a las necesidades y capacidades individuales de cada persona. Se pueden realizar en forma de circuitos, intervalos o en sesiones de entrenamiento personalizado, guiadas por un entrenador cualificado.

Beneficios del entrenamiento funcional

Algunos de ellos son:

  • Mejora de la funcionalidad: Al entrenar movimientos naturales del cuerpo, se mejora la capacidad para realizar actividades cotidianas y deportivas con mayor eficacia y seguridad.
  • Desarrollo de la fuerza funcional: Promueve el desarrollo de una fuerza equilibrada y funcional, que se traduce en una mejor capacidad para realizar movimientos complejos y tareas físicas exigentes.
  • Aumento de la estabilidad y el equilibrio: Los ejercicios de equilibrio y estabilidad fortalecen los músculos estabilizadores y mejoran la propiocepción, reduciendo el riesgo de lesiones y mejorando la postura y la alineación corporal.
  • Prevención de lesiones: Al fortalecer los músculos y mejorar la estabilidad articular, ayuda a prevenir lesiones tanto en el ámbito deportivo como en la vida diaria.
  • Adaptabilidad y versatilidad: Se puede adaptar a diferentes niveles de condición física y necesidades individuales, lo que lo hace adecuado para personas de todas las edades y condiciones físicas.

Cuidado de las articulaciones durante el entrenamiento funcional

Si bien este tipo de entrenamiento ofrece numerosos beneficios para la salud y el rendimiento físico, es importante cuidar las articulaciones para evitar lesiones y maximizar los resultados. Aquí hay algunas pautas para cuidar las articulaciones durante su práctica:

  • Calentamiento adecuado: Antes de iniciar cualquier sesión de trabajo, es esencial realizar un calentamiento adecuado que incluya movimientos dinámicos para aumentar la temperatura corporal, mejorar la circulación sanguínea y preparar las articulaciones, ligamentos y tendones para el ejercicio.
  • Forma y técnica correctas: Prestar atención a la forma y técnica adecuadas es fundamental para evitar tensiones indebidas en las articulaciones y prevenir lesiones. Es importante seguir las instrucciones de un entrenador cualificado y realizar los ejercicios con control y precisión.
  • Progresión gradual: A medida que se avanza, es fundamental progresar gradualmente en la intensidad, la carga y la complejidad de los ejercicios. No forzar las articulaciones más allá de sus límites puede ayudar a prevenir lesiones por sobreuso y mejorar la fuerza y la estabilidad a largo plazo.
  • Escucha al cuerpo: Prestar atención a las señales que el cuerpo envía durante el entrenamiento es crucial para evitar lesiones. Si se experimenta dolor o molestias inusuales en las articulaciones, es importante detenerse y evaluar la situación para evitar lesiones graves.

En conclusión, el entrenamiento funcional es una forma efectiva y versátil de mejorar la funcionalidad del cuerpo, desarrollar la fuerza funcional y prevenir lesiones. Al cuidar las articulaciones y seguir prácticas seguras durante su práctica, se puede disfrutar de los numerosos beneficios que ofrece esta modalidad de entrenamiento, tanto en el ámbito deportivo como en la vida diaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  He leído y acepto la política de privacidad

  • El responsable del tratamiento de sus datos es REVA HEALTH EUROPE, S.L, con la finalidad de gestionar la publicación de su comentario. Puede ejercer sus derechos de protección de datos contactando a protecciondatos@reva-health.com. Para más información, consulte nuestra Política de privacidad.

otros artículos