¿Cuándo es mejor hacer ejercicio?

cuándo es mejor hacer ejercicio

Es posible que alguna vez hayas escuchado o incluso te hayas planteado esta cuestión: ¿Cuándo es mejor hacer ejercicio? Cada una de las partes del día, la mañana, la tarde o la noche, tiene sus defensores y detractores, pero en este artículo, explicaremos por qué hacer deporte por la mañana puede ser beneficioso y por qué evitar las últimas horas del día podría ser una elección sabia.

Mañana: El momento de energía natural

Hacer ejercicio por la mañana tiene numerosas ventajas que pueden influir positivamente en tu rutina de ejercicios y en tu calidad de vida en general. Uno de los mayores beneficios de hacer deporte temprano en el día es que aprovechas la energía natural que tu cuerpo genera después de una noche de descanso.

Cuando te levantas por la mañana, tu cuerpo se encuentra en un estado de relajación y recuperación. Tu nivel de energía se encuentra en su punto más alto después de una buena noche de sueño, y tu mente está fresca y lista para enfrentar el día. Aprovechar esta energía natural para hacer ejercicio puede ayudarte a sentirte más enérgico y alerta durante el día, lo que puede mejorar tu productividad y tu estado de ánimo.

Además, hacer ejercicio por la mañana puede ayudarte a establecer una rutina constante. Cuando incorporas el deporte en tu rutina matutina, es más probable que lo hagas de manera regular, ya que no tienes que preocuparte por las distracciones y compromisos que pueden surgir durante el día.

Tarde y Noche: Beneficios y desafíos

Si bien la mañana tiene sus ventajas claras, hacer ejercicio por la tarde o por la noche también tiene sus beneficios. Por ejemplo, muchas personas encuentran que su fuerza y resistencia alcanzan su punto máximo en estas horas, lo que les permite realizar entrenamientos más intensos. Además, hacer ejercicio en la tarde o noche puede ser una excelente forma de liberar el estrés acumulado a lo largo del día.

Sin embargo, hay desafíos asociados con el ejercicio en estas horas. Uno de los principales es el riesgo de interferir con tu sueño. Si haces ejercicio muy tarde, tu cuerpo puede estar demasiado activo para conciliar el sueño de manera eficiente, lo que podría conducir a problemas de insomnio. También existe el riesgo de que los compromisos sociales o laborales te impidan hacer ejercicio por la tarde o noche de manera constante.

Por qué evitar las últimas horas del día para hacer ejercicio

Aunque hacer ejercicio en la tarde o noche puede tener sus beneficios, es importante destacar por qué muchas personas optan por evitar estas horas para su actividad física. Uno de los motivos principales es el estrés acumulado durante el día. Al llegar al final de la jornada, es posible que te sientas agotado física y mentalmente, lo que puede hacer que te resulte más difícil encontrar la motivación y la energía necesarias para entrenar de manera efectiva.

Además, la mayoría de las personas tienen compromisos sociales o familiares en las últimas horas del día, lo que puede dificultar la consistencia en la rutina de ejercicio. Las distracciones y las responsabilidades pueden interponerse en tu camino, lo que hace que sea más probable que te saltes los entrenamientos programados.

Otro factor relevante es la temperatura. Por la tarde y noche, la temperatura corporal tiende a ser más alta, lo que puede aumentar el riesgo de agotamiento por calor y deshidratación durante el ejercicio intenso al aire libre.

Si tenías la duda de ¿Cuándo es mejor hacer ejercicio? Ahora ya tienes toda la información para elegir. Sin embargo, en última instancia, lo fundamental es encontrar un momento que funcione para ti y que te permita disfrutar de los beneficios del ejercicio de manera regular. Ya sea el momento que sea el que elijas, lo importante es mantenerse activo y comprometido con una vida saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RS7 Classic aporta
beneficios a tus articulaciones

Complemento aliementario

Sin receta médica, sin efectos secundarios.

Seguro, eficaz y sin complicaciones

Sin químicos, con una formulación 100% natural.

Poder analgesico y antiimflamatorio

Siente el poder del Harpagofito, un antiinflamatorio de origen vegetal que no crea tolerancia.

Facil de consumir

Toma una cápsula al día con el desayuno durante 3 meses. Luego descansa 1 mes y vuelve a iniciar para otros 3 meses.

Principios activos naturales

Ingredientes que provienen de materias primas de máxima calidad y sin crueldad animal.

Fruto de años de ensayos clinicos

Fruto de años de investigación y desarrollo.

Scroll al inicio