Inicio»Blog»CÓMO INICIAR A LOS NIÑOS EN EL DEPORTE

CÓMO INICIAR A LOS NIÑOS EN EL DEPORTE

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Practicar deporte o ejercicio físico es la base de un estilo de vida sano y positivo. Por ello, es fundamental inculcar la práctica deportiva en los niños desde una edad temprana. No debemos olvidar que el sobrepeso infantil es una lacra que combatir y un riesgo inmenso para la salud. El exceso en el consumo de azúcar en forma de refrescos o comida procesada, así como el sedentarismo está aumentado el número de niños con diabetes. Estos niños, si no cambian su forma de vida, tendrán problemas cardiovasculares cuando sean adultos.

 

Primero debemos tener en cuenta que el cuerpo de los niños está en continuo desarrollo, cambia en cuestión de muy poco tiempo. No hay una edad concreta que sea la más adecuada para comenzar a iniciar a los niños en el deporte, sino que depende de cada uno. Sin embargo, cuando los niños ya son capaces de caminar, sería el momento ideal para comenzar a realizar juegos motrices básicos.

Con estos primeros juegos ayudaremos al niño a desarrollar su coordinación y control corporal, así como su resistencia y flexibilidad. Es fundamental que el niño participe en estas actividades sin ningún tipo de presión. Si el niño se divierte y se siente apoyado por sus padres o tutores, estará cada vez más motivado a realizar actividades físicas.

También es importante que sus padres o hermanos lo acompañen, todos sabemos que los niños comienzan su aprendizaje por medio de la imitación. Su familia o entorno cercano será su principal modelo para seguir. En un hogar donde el cuidado por la alimentación sana y la práctica de deportes sea un pilar importante, será también un buen ejemplo que seguir por el niño.

 

El deporte debe ser sinónimo de diversión y relax. Si es así, influenciará positivamente en el desarrollo de su psicomotricidad, ayudará a prevenir enfermedades como la diabetes y a fortalecer las articulaciones. Estaremos asentando las bases de un estilo de vida sano. El entorno debe ser activo y dinámico, no sedentario.

 

 

Algunos consejos para involucrar a los niños en la práctica deportiva

 

  • Probar con diferentes deportes: Probemos con diferentes disciplinas, tanto individuales como de equipo. El niño debe conocer diferentes posibilidades y experimentar. Con el tiempo dará a conocer sus preferencias deportivas.

 

  • Pasarlo bien y quitar presión: Es fundamental, como hemos comentado anteriormente. No presionemos al niño, no intentemos crear un medallista olímpico. Todo tiene que fluir con naturalidad. Además, debemos ser conscientes de que hay niños con más y menos actitudes o capacidades para la práctica deportiva. Además, la presión puede generar trastornos de ansiedad o traumas en el niño.

 

  • Respetar sus gustos y preferencias.

 

  • Mostrar al niño la importancia de la práctica deportiva para la salud física y mental.

 

  • Inculquemos que la práctica deportiva debe ir acompaña de una alimentación sana (dejemos margen para algún capricho de vez en cuando) y del descanso adecuado (cumpliendo con las horas de sueño recomendadas), así como de hábitos diarios de higiene personal.

 

  • Enseñemos al niño herramientas de relajación mental para reducir el estrés y canalizar las emociones como puede ser la meditación o la relajación guiada.

 

  • Preparar al niño para el juego en equipo y a respetar unas reglas. Esto también le ayudará a hacer nuevos amigos y a sociabilizarse. El respeto a entrenadores, compañeros y árbitros debe ser inculcado desde el primer momento. No seamos igual que esos padres que insultan a los árbitros desde la grada, por favor, todo lo contrario, que vea en nosotros un ejemplo de educación, respeto y deportividad.

 

  • Potenciemos la comunicación: Escuchemos sus opiniones y sensaciones ante la práctica deportiva. Como en todos los aspectos de la educación, es muy importante que escuchemos activamente a nuestros hijos y pongamos en práctica la empatía con ellos.

 

  • Estar a su lado en todo momento: Que sienta que le acompañamos en los éxitos y en los fracasos. Si queremos aconsejarle, que sea siempre con mucho tacto y desde la crítica constructiva (y adaptada a su edad y nivel de madurez). Ayudemos a los niños a superar los momentos de frustración y celebremos con ellos los éxitos.

 

  • Nunca sobreentrenemos al niño. Queremos que se divierta, no que sea campeón olímpico. Dejemos que todo fluya sin presiones.

 

El ejercicio físico según su edad

  • Hasta los 6 años: Prevalece el juego libre y las actividades para ganar en psicomotricidad y adquirir habilidades motoras. El aprendizaje se consigue sobre todo gracias a juegos o bailes. El desarrollo paulatino de la coordinación y el control de su propio cuerpo deben ser los principales objetivos. Comenzará a sociabilizar y cooperar con otros niños.

 

  • A partir de los 6 años: es la edad adecuada para comenzar a iniciarlo en los deportes. Lo ideal es que los practique con otros niños en un club o en el colegio. Se comenzará a ejercitar la fuerza y la resistencia.

 

  • A partir de los 10 u 11 años: se pueden potenciar los entrenamientos y participar en competiciones deportivas. Los niños gozan de mayor madurez motora, asimilan mejor la disciplina y las reglas. Poseen mayor resistencia y dominio de su propio cuerpo. Podrán controlar mejor sus emociones ante los éxitos y fracasos y se podrán fijar objetivos. Enseñar la importancia de un buen calentamiento y estiramiento para evitar lesiones articulares o musculares.

 

El deporte es un juego sistematizado y organizado que ayudará al niño en su desarrollo motriz, sociabilización, a crear disciplina, a trabajar en equipo o a seguir un estilo de vida activo y saludable.

 

¡El movimiento es vida! ¡Que nada te detenga!

¿Qué te ha parecido nuestro post?

¡Deja tu votación!

Valoración media 5 / 5. Votos: 5

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
Abrir chat
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by