Inicio»Blog»25 sencillos consejos para evitar el dolor de las articulaciones

25 sencillos consejos para evitar el dolor de las articulaciones

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
reducir consumo cafeina
  1. Evita el dolor de cervicales. Es sumamente importante que tengas una correcta postura corporal en la oficina. La espalda debe estar recta y el monitor del ordenador situado a la altura de los ojos. Si pasas mucho tiempo hablando por teléfono, recomendamos la utilización de auriculares con micrófono o de la opción de manos libres. La parte superior del cuerpo debe estar al menos a una distancia de 55 cm de la pantalla. La silla utilizada debe contar con reposabrazos, los ángulos deberían estar en ángulo recto y las muñecas reposadas o relajadas cuando se teclea.

 

  1. Deshazte de los tacones altos. A menos que trabajes como modelo, seguro que puedes vivir sin tacones altos. Los expertos dicen que los tacones altos tensan demasiado los pies y ejercen una presión adicional sobre las rodillas y pueden aumentar el riesgo de desarrollar osteoartritis. Lo ideal es utilizar zapatos con suela de goma.

 

  1. Siéntate y ponte de pie. Ni sentarse ni quedarse mucho tiempo de pie es bueno. Cuando sea posible, alterna entre ambas posiciones para evitar contracturas y problemas de circulación. Si tu trabajo consiste principalmente en estar sentado, tomar un descanso y ponerse de pie cada 30 minutos más o menos es una buena idea.

 

  1. Descansa tus muñecas. Compra un reposamuñecas para el trabajo.

 

  1. Manejar cargas pesadas. Para hacer que las cargas pesadas sean más fáciles de manejar o levantar, usa sus articulaciones y músculos más grandes y fuertes para aliviar el estrés en las manos y distribuir la carga sobre grandes superficies. Cuando levantes o cargues objetos, usa las palmas de las manos o los brazos. Mantén los objetos cerca de tu cuerpo, lo que es menos estresante para tus articulaciones. Para la seguridad de las articulaciones, desliza los objetos siempre que sea posible en lugar de levantarlos.

 

  1. Perder peso. No solo te verás mejor, también te sentirás mejor. Cada libra extra que ganes pone cuatro veces más tensión en tus rodillas. La otra cara es que incluso una pequeña pérdida de peso aliviará las rodillas. La investigación ha demostrado que perder tan poco como 5 kilos puede mejorar la salud de tus articulaciones y reducir el riesgo de artrosis de rodilla en un 50%.

 

  1. Haz deporte o ejercicio físico al menos tres veces por semana. Comienza poco a poco, aumentando en intensidad paulatinamente. Lo importante es la constancia y adquirir hábitos saludables. Si ya sufres de dolores de articulaciones, te recomendamos la práctica de deportes de bajo impacto articular: natación, yoga, pilates, rucking o ciclismo.

 

  1. Construye huesos fuertes. Aumenta tu ingesta de calcio, porque una dieta rica en este importante mineral ayuda a mantener sus huesos fuertes y puede reducir el riesgo de padecer osteoporosis (la enfermedad de los huesos quebradizos). Hay muchas fuentes además de la leche, por ejemplo, yogur, brócoli, col rizada, higos, quesos o salmón.

 

  1. Evite los productos procesados o con un alto índice de azúcar refinada. Lo mejor es seguir nuestra sanísima y reconocida mundialmente Dieta Mediterránea. Llevar una dieta equilibrada reporta infinitos beneficios para nuestra salud. Si evitamos el sobrepeso nuestras articulaciones recibirán menos presión y favorecemos el bienestar de nuestras articulaciones.

 

  1. Investigaciones recientes señalan la importancia de la vitamina C y otros antioxidantes para reducir el riesgo de osteoartritis. Va siendo ahora de hacerse consumidor de zumos naturales ricos en esta vitamina. Nuestro producto RS7 Cápsulas tiene a la vitamina C como uno de los principios activos más importantes de su fórmula de éxito.

 

  1. Agrega color a su dieta. Elige frutas y verduras en una amplia gama de colores para obtener el máximo de nutrientes, como fibra, antioxidantes para combatir enfermedades y una gran cantidad de fitoquímicos. Hay muchas recetas de zumos o batidos a base de mezclar frutas y verduras, todo es cuestión de ir probando e incluirlos en nuestra dieta diaria.

 

  1. Se ha demostrado que la glucosamina, un suplemento hecho a base de cáscaras de cangrejo, langosta y camarones, alivia el dolor y la rigidez en las articulaciones, particularmente en personas con osteoartritis de la rodilla. Algunos estudios sugieren que puede contribuir a la reparación del cartílago. RS7 Cápsulas, complemento alimenticio de última generación, también contiene glucosamina.

 

  1. Tira un poco de pescado a la parrilla. Los ácidos grasos Omega-3, que se encuentran en los peces de agua fría, como el salmón y la caballa, pueden ayudar a mantener sanas las articulaciones. De hecho, los estudios muestran que los omega-3 pueden reducir el dolor y la inflamación de las articulaciones rígidas en personas con artritis. Debido a que probablemente no tengas tiempo para asar pescado todas las noches, considera complementar tu dieta con cápsulas de aceite de pescado.

 

  1. Pica entre horas de forma sana. Mantén verduras y frutas cortadas, como apio y palitos de zanahoria, brócoli, rodajas de pimiento y cubitos de melón, en tu nevera para que estén a mano si te entra hambre entre horas.

 

  1. Mantén un diario o registro de las comidas. Aumenta las probabilidades de que mantengas tu plan para comer mejor al poner tus objetivos nutricionales por escrito. Registra lo que comes diariamente para realizar un seguimiento de tu progreso.

 

  1. En lugar de hacer dos o tres comidas grandes cada día, intenta distribuirlas en comidas más pequeñas durante todo el día. Estudios han demostrado que la ingesta a lo largo del día aumenta el metabolismo, ayudando al cuerpo a funcionar de manera más eficiente.

 

  1. Reduce tu consumo de cafeína. Si bien es posible que necesites esa “explosión adicional de energía” por las mañanas, intenta evitar ese segundo o tercer café a lo largo del día. Los estudios demuestran que el exceso de cafeína puede debilitar los huesos.

 

  1. Toma tus vitaminas. Complementar tu dieta con un multivitamínico es una buena manera de obtener las vitaminas y minerales que te pueden faltar. Los cuerpos fuertes (y la salud general de las articulaciones) se beneficiarán de la acumulación de calcio y vitamina K en los huesos, la vitamina C reparadora de tejidos o la vitamina E para aliviar el dolor.

 

  1. Visita la naturaleza de vez en cuando. Además de los beneficios relajantes de respirar aire fresco y huir del estrés diario, ofrece muchas oportunidades para quemar calorías adicionales mientras se realiza un largo paseo o se monta en bicicleta. Realizar trabajos de jardinería o cuidar de un huerto son otra forma de reafirmar los brazos y las piernas, a la vez que sirve para desconectar mentalmente. El senderismo quema calorías, fortalece los músculos y construye huesos más densos. Pasear descalzos por la arena mojada de la playa es muy relajante para el cuerpo y la mente.

 

  1. Calentar. No pienses en ir al gimnasio, la piscina o hacer senderismo (o realizar cualquier práctica deportiva) antes de calentar. Para una seguridad óptima de las articulaciones, haz el calentamiento de forma gradual. De esta forma, reduciremos notablemente la probabilidad de sufrir lesiones.

 

  1. Utiliza el sentido común y sé coherente con tu forma física, te evitarás sustos y lesiones. Lo ideal es ir poco a poco y no como si te estuvieras preparando para los próximos Juegos Olímpicos. Si tienes dudas, lo mejor es consultar con un entrenador cualificado que te pueda orientar. También, puede ser una buena idea el realizar previamente pruebas de esfuerzo físico y una analítica para conocer nuestro estado de salud.

 

  1. Los estiramientos ya no son sólo para realizar antes o después de los entrenamientos. Toma descansos a lo largo del día, incluso en tu oficina, para recuperar la energía y ayudar a mantener sus músculos y ligamentos flexibles y fuertes. Estirar de forma leve o moderada también es aconsejable para afrontar las largas jornadas laborales.

 

  1. Practica yoga u otras formas de ejercicio suave como pilates o taichí fortalecen la conexión entre la mente y el cuerpo. Estos ejercicios mantienen las articulaciones fuertes y los músculos flexibles mientras se elimina el estrés.

 

  1. El entrenamiento de fuerza es la mejor manera de acelerar tu metabolismo (y también obtener un cuerpo más tonificado). Estudios científicos han demostrado que levantar pesas crea huesos más densos y desarrolla músculos más fuertes que ayudan a estabilizar y proteger las articulaciones.

 

  1. Desarrollar abdominales de acero. Los abdominales fuertes son esenciales para crear fuerza y ​​equilibrio general del cuerpo. Los estudios demuestran que mejorar la fuerza y ​​el equilibrio son claves para prevenir caídas y proteger las articulaciones de posibles daños.

evitar dolor cervicales

 

Estos son 25 consejos que ayudan a mantener unas articulaciones sanas y fuertes.

En breve volveremos con muchos consejos más.

¡Que nada te pare!

¿Que te ha parecido nuestro post?

¡Deja tu votación!

Valoración media 4.1 / 5. Votos: 82

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
Abrir chat
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by