Inicio»Blog»Dame picante

Dame picante

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
capsaicina

Muchos desconocen que las especias, salsas y pimientos picantes, consumidos con moderación, tienen más aspectos positivos que negativos.

La ciencia ha demostrado que las comidas picantes pueden ser beneficiosas para la salud. Claro está que, es como todo, con control y de vez en cuando. Hay que saber utilizar ese “toque picante” para que nos proporcione variedad y disfrute culinario a nuestras comidas a la vez que salud.

capsaicina antiinflamatorio

La capsaicina como analgésico, antiinflamatorio y antimicrobiano natural

Hablar de picante es hablar de la capsaicina. Se trata de un alcaloide natural que es el principal componente activo presente en los pimientos picantes (capsicum) y que forma parte de su sistema de defensa ante el peligro de los mamíferos a los que afecta su consumo a nivel digestivo produciéndoles ardor e irritación de estómago.

El picor de cada tipo de pimiento se mide por la llamada “Escala de Scoville”. A mayor número de unidades, mayor picor de pimientos, guindillas, chíles, jalapeños, ají, etc… Esta misma escala de valores es utilizada por las marcas de salsas comerciales para orientar al consumidor sobre el nivel de picante de sus productos.

Tabla de Scoville
Gráfico extraído de Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Escala_Scoville)

Una de las virtudes más importantes de la capsaicina es su efecto analgésico. De hecho, en algunas culturas indígenas americanas se restriegan pimientos o guindillas picantes por las encías para aliviar dolores dentales. La capsaicina interacciona con los receptores del dolor TRPV1 evitando que las señales lleguen al cerebro. Sintiendo su consumidor un alivio progresivo y duradero.

La capsaicina está siendo centro de atención de muchos estudios científicos que analizan sus propiedades analgésicas para el tratamiento de patologías como la artritis reumatoide, fibromialgia, la psoriasis o cierto tipo de neuralgias.

Otra sustancia parecida a la capsaicina es la curcumina, presente sobre todo en la cúrcuma. Ayuda a prevenir la artritis porque reduce la inflamación de las articulaciones y alivia el dolor de forma natural.

La capsaicina, que no está recomendada para aquellos que sufren de cáncer de colon o estómago, se está estudiando también como potencial activo para tratamientos contra el cáncer de pulmón, analizando sus virtudes como adelgazante o sus cualidades afrodisiacas.

Antes de la invención de los frigoríficos se utilizaban los chiles para repeler a los microbios y favorecer su conservación. Por lo que es demostrada la capacidad del picante como antimicrobiano natural.

 

Picante para adelgazar

Comer picante a priori puede resultar un poco engorroso, puesto que el cuerpo reacciona mediante la sudoración. Esto ocurre porque al consumir capsaicina se aumenta la temperatura corporal y esto provoca que se quemen calorías mucho más rápido. Por lo que, uno de sus principales beneficios es que nos puede ayudar a adelgazar. Pero, depende de cada uno, no todos asimilamos el picante de la misma forma. Para muchas personas, ingerir un poco de picante les aporta más malestar estomacal que otra cosa. Por ello, recomendamos prudencia ante todo y que, si nos vamos a adentrar en el mundo del picante, vayamos poco a poco, de menos a más, observando en todo momento nuestro nivel de tolerancia y las reacciones de nuestro cuerpo.

El picante siempre se debe consumir con moderación y siguiendo una dieta equilibrada y baja en grasas. Lo cierto es que, muchos estudios, avalan sus beneficios para adelgazar, pues puede, al incrementar la temperatura corporal, aumentar el gasto energético. El picante acelera el metabolismo, quemando grasas y nos da sensación saciedad, lo que es un valor añadido a tener en cuenta.

Incluso, algunos estudios señalan que la capsaicina puede inhibir, en parte, la proliferación de grasas, por lo que los alimentos picantes podrían funcionar como una especie de “quema-grasas naturales”. El picante puede ayudar a adelgazar, pero no olvidemos que su consumo no debería ser de forma incontrolada o excesiva. Lo más importante si queremos deshacernos de esos kilos de más, es llevar una dieta equilibrada y hacer deporte.

capsaicina antiinflamatorio natural

Picante para mejorar la circulación sanguínea y contra la diabetes

La capsaicina mejora la circulación y funcionalidad de nuestros vasos sanguíneos. Está demostrado que activa los receptores que liberan óxido nítrico, lo que ayuda a bajar la presión arterial y mantienen los vasos sanguíneos en una forma óptima. Lo que es muy beneficioso para luchar contra la arterioesclerosis.  Las vitaminas A y C que contienen ayudan a fortalecer las paredes arteriales, protegiendo contra el colesterol.

Hay estudios que indican que el picante puede mejorar los niveles de colesterol en la sangre, al mismo tiempo que reduce la demanda de insulina. Por lo que, podría ayudar a prevenir la diabetes manteniendo estable el nivel de insulina en la sangre.

 

Picante para vivir más tiempo

Un estudio de la Universidad de Vermont (EE. UU) utilizando una muestra de casi 15.000 individuos demostró que la ingesta frecuente de comida picante, eliminando factores como el consumo de tabaco y alcohol, reducía la mortalidad en un 14%, especialmente en muertes relacionadas con enfermedades cardiovasculares.

Otro estudio, esta vez realizado en China, relaciona el consumo frecuente (6 – 7 veces por semana) de alimentos picantes con una vida más larga, reduciendo la probabilidad de morir de muerte prematura.

Investigadores afirman que aún se desconoce cómo el consumo de chiles rojos puede retrasar la muerte, pero se cree que está estrechamente relacionado con los llamados Receptores de Potencial Transitorio (TRP).

La capsaicina también tiene acción antioxidante, pues combate el efecto de los radicales libres, con lo que se previene el envejecimiento y deterioro celular.

 

Picante para estimular el deseo sexual

Consumir alimentos picantes libera endorfinas, lo que ayuda a mejorar nuestro ánimo y disposición a tener sexo. Además, la capsaicina estimula las terminaciones nerviosas de la lengua, produciendo una sensación de “cosquilleo” que libera la epinefrina y endorfinas, que actúan como “opiáceos naturales” del cuerpo. Esta especie de “subidón” que provoca el picante ayuda a la excitación y activa la circulación sanguínea. Hay constancia que los pimientos picantes eran considerados como “afrodisiacos” para algunas culturas precolombinas.

 

¿Cuándo evitar el picante?

Es importante recordar que el picante consumido en exceso o de manera incontrolada puede provocar gastritis y úlceras en algunos casos. También, podría dañar el recto y el intestino grueso, provocando gran irritación, ardor, diarrea y dolor intenso.

Si tienes problemas estomacales severos, de hígado o vías urinarias, es mejor que evites el consumo de picante. Así como, durante el embarazo y la lactancia puede provocar problemas digestivos.

Si sufres de acidez y hemorroides, el consumo debería ser muy moderado y sólo centrado en picantes de poca intensidad.

Ante cualquier duda, siempre recomendamos consultar a un médico o especialista cualificado.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by