Inicio»Blog»La siesta y sus beneficios para la salud

La siesta y sus beneficios para la salud

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
ventajas de hacer siesta

¿Qué sería de nuestro verano sin una buena siesta? Lo bien que siempre sienta echar una cabezadita después de comer ¡Es uno de los mayores placeres de la vida!

Dormir un corto periodo de tiempo después de comer tiene muchos beneficios para la salud. Nuestra cultura popular siempre ha defendido sus bondades. La ciencia hace tiempo que ha confirmado que no nos equivocamos.

Unos tienen mayor facilidad para echar esa cabezadita que otros. Pero, no se preocupen, sólo con el hecho de cerrar los ojos y relajarnos estamos ayudando a nuestro organismo. Es como una “recarga exprés de energías” para afrontar el resto del día. De hecho, cada vez más son las grandes empresas que ponen a disposición de sus trabajadores de áreas de descanso donde poder echar esa siesta revitalizante.

beneficios de la siesta

 

La reconocida psiquiatra Sara Mednick, profesora de la Universidad de California, admite que una siesta de corta duración en el puesto de trabajo ayuda a aumentar significativamente la productividad de los empleados y disminuir hasta en un 34% las probabilidades de cometer errores en su trabajo. También, opina que la siesta puede ser mejor forma de recuperar el tiempo de sueño que no hemos podido disfrutar por la noche, puesto que muchas personas son incapaces de dormir las 8 horas recomendadas.

Un estudio reciente concluye que dormir la siesta reduce un 30% las probabilidades de padecer una enfermedad del corazón, puesto que se disminuye la presión arterial. Según la NASA, una siesta de 25 – 30 minutos es capaz de aumentar el rendimiento en un 35% y en un 55% el nivel de alerta al despertar. Por última, hay que comentar que la Universidad de York comprobaron que una siesta corta mejora la memoria y ayuda al aprendizaje.

La siesta no sólo es positiva para recargar fuerzas y sentirnos más alerta para encarar el resto del día, sino que mejoran nuestra memoria a corto plazo y una serie de procesos cognitivos como el tiempo de reacción ante cualquier estimulo o regula nuestro estado de ánimo.

Para que la siesta sea beneficiosa no debería exceder los 45 minutos de duración.  Echar una siesta larga, es decir, de más de una hora, puede dificultar que conciliemos el sueño por la noche. Lo ideal sería tomarla en un espacio agradable, con temperatura agradable, tranquilo, oscuro y en el que nos sintamos cómodos. Si se padece de hernia de hiato o se tiende al reflujo gástrico, mejor en un sillón que acostados en la cama o en un sofá. El momento idóneo del día es tras almorzar, entre las 13.00 y las 16.00 horas. Algunos especialistas recomiendan seguir unas mismas pautas y horario al dormir la siesta para sacarle el mayor beneficio posible.

¿Cuáles son las principales ventajas de echar una siesta?

Son muchas, veamos a continuación las más significativas:

  • Ayuda a disminuir los niveles de estrés y el riesgo de morir a causa de una enfermedad cardiovascular.
  • Facilitar el aprendizaje y a asimilar nuevos conceptos.
  • Fomenta la creatividad y el pensamiento paralelo.
  • Aumenta el tiempo de reacción ante los estímulos, mejorando nuestros reflejos y duplicando nuestro nivel de alerta.
  • Fomenta el espíritu positivo.
  • Reduce la tensión arterial.
  • Aumenta la concentración.
  • Mejora la capacidad para solucionar problemas.
  • Favorece la abstracción.

Así que, no te lo pienses más y échate una cabezadita. Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by