Inicio»Blog»La artrosis de cadera

La artrosis de cadera

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
La artrosis de cadera

Es una enfermedad degenerativa que consiste en el deterioro progresivo del cartílago de la cadera y estructura circundantes. Es una patología relativamente frecuente, aunque menos que la artrosis de rodillas o de manos. Generalmente es propia de personas mayores, aunque también puede aparecer antes de cumplir la cincuentena.

causas artrosis de cadera

 

Causas y factores de riesgo de la artrosis de cadera

Debemos de tener en cuenta que la articulación de la cadera está formada por la unión entre los huesos de la pelvis y el fémur. En la porción que se junta con la pelvis, el fémur tiene forma de esfera que es se denomina como “cabeza del fémur”. Esta esfera del fémur encaja dentro de un hueco que existe en la pelvis, permitiendo el movimiento del fémur en muchas direcciones.

La cabeza del fémur y el espacio de la pelvis está recubierta de cartílago, que es el tejido que permite el movimiento y evita que se rocen directamente los huesos.

Con el paso de los años, el cartílago se va desgastando paulatinamente, perdiendo grosor y textura, llegando incluso a desaparecer del todo.

Los factores de riesgo pueden ser diversos, aunque los más importante son:

  • La edad, sexo y genética. Es casi el doble más frecuente en las mujeres que en los hombres. Suele aparecer a partir de los cincuenta años. Y puede influir la genética, pues los genes que regulan el colágeno, una proteína muy importante en la composición del cartílago, se transmiten de padres a hijos.
  • El realizar un esfuerzo físico de forma repetitiva y continuada, ya sea por la práctica deportiva o por el esfuerzo intrínseco a ciertas profesiones.
  • La obesidad.
  • La menopausia.
  • Haber recibido un golpe fuerte o repetitivos a lo largo de los años en la zona afectada.
  • Sufrir otras enfermedades como anemia de células falciformes, artritis séptica o lupus.

Síntomas y diagnóstico de la artrosis de cadera

El más importante está relacionada con la capacidad de moverse y que se alivia con el reposo. Aunque estén afectadas ambas caderas, se suele concentrar el dolor en una de ellas. También, el dolor suele ir acompañado de una pérdida de movimiento, que dificulta la realización de las tareas cotidianas.

El tercer síntoma más común es la cojera que suele ir acompañada de un característico balanceo del cuerpo.

También se puede sufrir de rigidez matinal que dura aproximadamente dos horas.

Es una enfermedad que empeora con el transcurso del tiempo, por lo que es importante que se inicie el tratamiento lo antes posible. Por lo que, es importante que acudamos al médico para que nos haga un diagnóstico de la patología.

La mejor forma y menos costosa de detectar la enfermedad es a través de radiografías.

Tratamientos

Su médico le preparará un tratamiento personalizado. El objetivo es aliviar el dolor y reducir la rigidez de las articulaciones.

No existe un tratamiento único, todo depende de cada persona y sus circunstancias. Se debe considerar la edad, profesión, el grado de desarrollo de la enfermedad y las expectativas de cada paciente.

En un estadio temprano de la enfermedad, se puede realizar ejercicio físico en intensidad leve o moderada. Es aconsejable por ejemplo andar o hacer natación. La toma de suplementos puede ser de utilidad. Recomendamos nuestras cápsulas RS7 que contienen una amplia variedad de principios activos naturales. También es recomendable bajar de peso para liberar de presión a las caderas o evitar el calzado con tacón. Además, su médico le podrá orientar sobre tratamientos de frío – calor para aliviar el dolor.

Cuando la enfermedad está en una fase avanzada, se suelen suministrar calmantes y antiinflamatorios e incluso inyecciones intraarticulares o la cirugía.

También es aconsejable dormir en una cama plana y evitar los sillones o sofás hundidos, así como utilizar sillas con respaldo recto para facilitar una correcta postura. Evitar cargar con peso y utilizar un bastón si es preciso.

Por último, es imprescindible tener mucha paciencia consigo mismo y aprender técnicas de relajación y pensamiento positivo que nos permitan mantener la calma y sacar la fuerza para soportar mejor esta enfermedad.

¿Que te ha parecido nuestro post?

¡Deja tu votación!

Valoración media / 5. Votos:

¡No hay votos todavía! Deja tu primer voto para el post.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
Abrir chat
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by