Inicio»Blog»Cómo detectar el cáncer de mama

Cómo detectar el cáncer de mama

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
cáncer de mama

El cáncer de mama es el tumor más frecuente que se detecta en mujeres occidentales. Se estima que 1 de cada 8 mujeres podrían sufrir cáncer de la mama a lo largo de su vida. En España se diagnostican alrededor de 32.000 nuevos cánceres de mama al año.

Por ello, es de máxima importancia que las mujeres sepan autoexplorarse para ser diagnosticadas lo antes posible y comenzar con un tratamiento de manera inmediata, lo que multiplicaría las probabilidades de éxito.

cómo detectar cáncer de mama

 ¿Cómo saber si tengo cáncer de mama?

Tengamos en cuenta que la gran mayoría de bultos que se detectan en los pechos son de carácter benigno y no representan ningún tipo de riesgo para la mujer.

La mama o seno se compone de grasa, tejido conectivo y glandular. Cada mama tiene entre 10 y 20 secciones conocidas como lóbulos, que a su vez están divididos en partes más pequeñas o lobulillos.

Los lobulillos se encuentran en el estroma, que es un tejido adiposo en el que también se ubican los vasos sanguíneos y linfáticos que van a los ganglios linfáticos, los cuales son los responsables de la protección frente a bacterias, las células tumorales y cualquier sustancia nociva para el organismo.  Los lobulillos están unidos por conductos que terminan en el pezón. El cáncer se produce cuando las células que recubren los conductos y lobulillos comienzan a crecer de manera anormal. Estas células normalmente forman un tumor que a menudo se puede observar en una radiografía o se pueden palpar en una exploración física, pues se notan como una protuberancia o bulto.

Hay cáncer cuando el tumor es maligno y esto ocurre cuando las células crecen de manera incontrolada y rápida, invadiendo los tejidos que hay alrededor o propagándose (metástasis) a otras zonas del cuerpo viajando a través de la sangre y los vasos linfáticos. Este tipo de cáncer no es exclusivo de las mujeres, sino que también lo pueden padecer los hombres, aunque de forma muy excepcional, sólo un 1% de los casos.

¿Cuáles son los síntomas de un cáncer de mama?

Algunas señales que debemos de tener en cuenta:

  • Aparición de un bulto firme indoloro o no, en la mama o cerca de ella o en la axila.
  • Hundimiento o irritación en la piel de la mama.
  • Hundimiento, retracción o contracción del pezón.
  • Secreción líquida, que no sea leche materna.
  • Dolor en cualquier parte de la mama.
  • Aumento de tamaño o hinchazón del seno o mama.
  • Cambios en la piel de la mama, aparición de hoyuelos.
  • Excoriación, descamación, formación de costras, desprendimiento de la areola del pezón o de la piel de la mama.

 

Es importante que acudamos al médico, especialmente si notamos un bulto, aunque nos hayamos realizado mamografías recientes y su resultado haya sido normal. Pide cita y que te vuelvan a evaluar. Las mamografías no son infalibles en la detección de cánceres de mama, por ello es importante que estemos atentas a cualquier cambio en nuestros senos y que conozcamos los signos de alarma más comunes, así como sepamos realizarnos autoexploraciones de manera regular.

Cómo explorarse el seno

Se recomienda que sea una pauta que seguir cada mes, especialmente si estás en fase menopáusica, pues el riesgo aumenta con la edad. Algunos especialistas recomiendan hacer esta exploración entre el quinto y séptimo día tras el comienzo de la regla.  Es un proceso que podemos dividir en cinco pasos:

síntomas del cáncer de mama

Frente a un espejo con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera, observa tus mamas. Apoya las manos con fuerza en las caderas y observa bien los pechos. Debes verificar si hay algún cambio anómalo en el tamaño de los senos o si hay irrupciones o malformaciones de la piel. Informa a tu médico si encuentras: hoyuelos, arrugas, bultos, cambios de posición en los pezones, enrojecimientos, sarpullidos, dolor o inflamación.

  • Fíjate en tus pezones y comprueba si sale algún líquido o secreción que no sea leche materna. Puede ser transparente, amarillento o con sangre. Para ello, puedes apretar el pezón y observa si sale alguna secreción. Palpa también la aureola y levántala junto con le pezón para comprobar si tiene buena movilidad.
  • Aún frente al espejo, levante ambos brazos y haz una comprobación visual de las mamas y axilas. Mira si hay alguna alteración o anomalía. No olvides palpar ambas axilas en este paso. Desplaza la mano a lo largo de la axila haciendo movimientos circulares. La presión que ejercer en esta zona debería ser mayor que la aplicada anteriormente palpando los pechos.
  • Túmbate con el brazo derecho detrás de la cabeza. Con la yema de los dedos de la mano izquierda, recorre el seno derecho trazando líneas de arriba abajo y luego, con pequeños círculos. Comprueba si notas algún bulto. Cambia de posición y haz lo mismo con el otro pecho. Es importante que realices un tacto firme, pero pausado con la yema de los dedos, manteniéndolos rectos y juntos. Controla todo el pecho, de arriba abajo y de lado a lado. Desde la axila al escote y de la clavícula hasta la parte superior del abdomen. Presta especial atención a todo el tejido mamario, tanto de la parte delantera como trasera.
  • Por último, palpa las mamas estando sentada o de pie. Muchas mujeres consideran que este paso es mejor hacerlo con la piel mojada, así que puedes hacerlo bajo la ducha. Palpa la mama completa, siguiendo los mismos movimientos que los descritos en el paso anterior.

Tipos de cáncer de mama

A continuación, veremos los tipos más frecuentes:

  1. Carcinoma in situ: es la proliferación celular maligna que se produce en el interior del conducto mamario, sin traspasar la pared de este, sin invadir el tejido que lo rodea. Puede ser carcinoma ductal in situ cuando es dentro del conducto o lobulillar in situ si ocurre dentro de uno de los lobulillos.
  2. Carcinoma invasivo o infiltrante: es cuando la proliferación celular maligna traspasa la frontera del ducto o lobulillo, afectando al tejido cercano. Pueden ser ductales cuando se originan dentro del conducto mamario, siendo el tipo más frecuente al afectar a casi el 80% o puede ser lobulillares cuando se origina en las células de los lobulillos mamarios.

tipos de cáncer de mama

Estos son los casos más comunes. Aunque, también existen los siguientes tipos más minoritarios:

  • Cáncer de seno inflamatorio: es un tipo de cáncer invasivo no muy frecuente, afecta a menos del 5% de los casos.
  • Tumores filodes: son tumores que se originan en el tejido conectivo del seno. La mayoría de los casos son benignos, pero un número muy reducido no lo son.
  • Enfermedad de Paget del pezón: se origina en los conductos del seno y se propaga hacia la piel del pezón y la areola. Es poco común, siendo menos del 3% de los casos.
  • Angiosarcoma: constituyen menos del 1% de los diagnósticos, se origina en las células que revisten los vasos sanguíneos o los vasos linfáticos. Puede afectar a la piel del seno o al tejido mamario.

¿Se puede prevenir el cáncer de mama?

prevenir cáncer de mama

No se puede prevenir, aunque hay estudios que demuestran que se puede reducir el riesgo si se realiza ejercicio físico de forma regular, evitando el sobrepeso. En la menopausia es fundamental controlar el peso y evitar el consumo no moderado de alcohol, especialmente de bebidas destiladas. También es aconsejable dejar el tabaco. Llevando una vida sana, practicando ejercicio físico de manera regular y siguiendo nuestra dieta mediterránea, podemos disminuir hasta un 30% el riesgo de padecer cáncer de mama.

Al no poderse prevenir, todos los esfuerzos se centran en la temprana detección. Cuanto antes de diagnostique, mayores será las probabilidades de éxito. Sobre todo, para evitar que se extienda a otras partes del cuerpo. Especial atención deben tener las mujeres mayores de 55 años y aquellas con antecedentes familiares, pues tiene una carga genética.

El índice de supervivencia al cáncer de mama ha evolucionado en nuestro país de forma exponencial en los últimos años. Cada vez más contamos con mayores avances y tecnologías que nos permiten diagnosticar precozmente el cáncer. España cuenta con uno de los mejores porcentajes de supervivencia del mundo, por encima de la media europea. Los avances médicos nos llevan ya a casi el 95% de supervivencia, cuando hace cuarenta años no llegábamos al 75%.

Gracias a la prevención precoz y al trabajo incansable de muchos profesionales, pronto llegaremos al 100% de supervivencia para el cáncer de mama. La metástasis de mama ya hace tiempo que dejó de ser sinónimo de muerte prematura.

Pero, no nos confiemos. Debemos seguir luchando sin bajar la guardia. Es fundamental que todas las mujeres estén atentas y se realicen palpaciones y revisiones periódicas para aumentar la tasa de diagnóstico precoz.

Por último, es sumamente importante que apoyemos a todas las mujeres valientes que tienen su guerra personal contra la enfermedad. Tienen todo nuestro apoyo, cariño y respeto.

Entre todos y todas ganaremos la guerra al cáncer.

¿Que te ha parecido nuestro post?

¡Deja tu votación!

Valoración media / 5. Votos:

¡No hay votos todavía! Deja tu primer voto para el post.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
Abrir chat
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by