Inicio»Blog»Dolor en la parte baja de la espalda

Dolor en la parte baja de la espalda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El dolor de la parte baja de la espalda, también conocido como “lumbalgia”, afecta a muchísimas personas. Las molestias pueden ser de diferente intensidad de dolor, llegando incluso a padecer dificultar para caminar, mareos e incluso, fiebre.

Esta dolencia, en casos extremos, puede llegar a incapacitar a la persona, sobre todo al andar o al estar sentado. Es muy importante que aprendamos una serie de técnicas básicas que nos permitirán paliar esta dolencia. Aunque, como siempre, recomendamos consultar con un médico o especialista, especialmente si el dolor se prolonga más allá de las tres semanas de duración.

Normalmente la causa suele ser un gesto brusco o una mala posición corporal. A todos nos ha ocurrido alguna vez que nos hemos quedado literalmente “clavados”. También puede ser debido a una sobrecarga al levantar peso. Atención a aquellos que trabajan la mayor parte del tiempo sentados, es muy importante aprender a mantener una postura corporal correcta. En estos casos el dolor no suele prolongarse más allá de una semana. Si debes permanecer mucho tiempo de pie, trata de alternar el peso de una pierna a otra y procura dar pequeños paseos para evitar la rigidez y activar la circulación sanguínea.

dolor de espalda

Por otra parte, como en muchas patologías, el estrés y la ansiedad puede ser el causante. En este caso, aparte de masajes relajantes (prueba a utilizar RS7 Fisio Forte), plantéate la posibilidad de hacer yoga o realizar ejercicios de meditación. La práctica moderada de la natación también nos puede ayudar. Prueba a relajarte y tomarte una infusión de valeriana o amapola de California.

Otras causas pueden ser el tabaquismo o la obesidad. Un buen diagnóstico nos ayudará a dar con el tratamiento más adecuado.

También, el dolor en la parte baja de la espalda puede ser síntoma de embarazo. En estos casos suele ir acompañado de mareos, fatiga, nauseas o hinchazón de los senos. Es frecuente que el dolor en la parte baja de la espalda se prolongue durante todo el embarazo. Por ello, recomendamos que consulte con un fisioterapeuta, pues la práctica de ejercicios y posturas específicas para embarazadas podría resultar de ayuda para paliar las molestias y el dolor.

¿Cómo aliviar el dolor en la parte baja de la espalda?

Si el dolor es reciente, lo más idóneo es aplicar frío. De esta forma, cerrarás los vasos sanguíneos, aliviarás la tensión y bajarás la inflamación. El árnica, presente en nuestra crema RS7 Fisio Forte, es perfecto al ser un antiinflamatorio natural.

Al contrario, si ya llevas días sintiendo dolor, aplica calor. Utilizar una bolsa de agua caliente o esterilla eléctrica, por ejemplo. De esta forma, conseguirás que disminuya la rigidez muscular.

dolor parte baja de la espalda

Tratamiento para el dolor en la parte baja de la espalda

Prueba también con RS7 Cápsulas pues, entre muchos principios activos, lleva harpagofito, que es un demostrado analgésico natural.

Adelgazar peso también ayuda a que no se repita esta dolencia, evitando cargar tanto las lumbares. Consulta con un nutricionista para seguir una buena dieta. Además, revisa la postura que utilizas para dormir. Lo más aconsejable es dormir de lado, más que boca abajo. También puedes doblar las piernas y poner un cojín entre ellas. Fíjate en que tu almohada no sea demasiada alta y no te olvides de comprobar el estado del colchón. Un buen descanso es esencial para tener una óptima salud y un buen colchón es una de las mejores inversiones que se pueden hacer.

El sedentarismo es fatal para la salud y para nuestra espalda. En verano, aprovecha para andar descalzo por la orilla de la playa. El resto del año prueba a dar pequeños paseos. Camina con la espalda erguida, contrayendo las nalgas, manteniendo la columna vertebral en una buena posición.

Ejercicios para aliviar el dolor en la parte baja de la espalda

Si vas al gimnasio, tu mayor aliado serán los estiramientos tras el entreno. Consulta con un monitor para buscar ejercicios que fortalezcan las lumbares. Y, como ya hemos dicho anteriormente, el yoga o pilates pueden ser buena herramienta para mejorar esta patología.

No te desesperes y caigas en la automedicación. Prueba con una crema natural, reduce el esfuerzo físico y no utilices calzado con tacón o muy planos. Si el dolor no remite con el tiempo, consulta con un médico o fisioterapeuta. Un buen especialista no sólo te tratará la dolencia, sino que te dará pautas para que no vuelva ocurrir en el futuro.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra lista de correo para recibir nuestras últimas noticias

×
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by